Coaching para padres

Soy Romina Gonzalez, desempeño varios roles en mi vida, pero el más importante que me ha impulsado a cambiar mis preguntas y buscar nuevas respuestas es ser mamá de Danilo (11 años) y Teo (7 años).  Hace 11 años atrás, me dije: “no sé si voy a ser la mejor mamá del mundo, pero si estoy segura que voy a ser la mejor para para mis hijos” así comencé mi camino, y un taller de coaching para padres me llevó a mi formación profesional en PNL CBA CONSULTORA,  descubriendo nuevos paradigmas de crianzas.

En este rincón vas a encontrar un contenido que nutrirá tu relación con tus hijos, fortalecer tu comunicación asertiva y empoderar a tu hij@. A través de técnicas y herramientas para ser padres más exitosos.

Está destinado a papas, mamas o personas que intervienen en la crianza y educación de tu hij@, siempre que estén comprometidos con ésta causa: “Criando hij@s, creando personas”. cada hogar, tú hogar puede ser un nodo de ésta Mega red de Amor.

Ese es uno de mis propósitos de vida, crear y manifestar un mundo amoroso para nuestros hij@s.

El paradigma de crianza del miedo al amor

romper con los patrones de crianza heredados que me alejan de la paternidad efectiva y no contribuyen al sano desarrollo de nuestros hij@s, es un buen comienzo. Pero antes es importante reconocer tu propio sistema de creencias, descubrir tus paradigmas que te definen como la persona que estás siendo. Porque no puedo cambiar nada que no conozco.

Un paradigma muy compartido en el 90% de los papas que participan de mis talleres, es el siguiente: “EDUCACION PREMIO /CASTIGO”. Miguel Ruiz, en su libro LOS CUATRO ACUERDOS (un libro de la Sabiduría Tolteca), dice: Aprendimos cómo comportarnos en sociedad; qué creer y qué no creer; qué es aceptable y qué no lo es; qué es bueno y qué es malo; qué es bello y qué es feo; qué es correcto y qué es incorrecto. Y llama a éste proceso «la domesticación de los seres humanos».

Nuestra educación en general, fue construido desde ésta domesticación. Frases como:

  • Si pasas de año, te compro la bici
  • Si no te cepillas te comen los bichos los dientes
  • Si tomas el remedio, dormís con mamá
  • Si dejas de llorar, te sirvo gaseosa
  • No corras que mamá se va a enojar

 

Otras veces no decimos frases, pero confirmamos ésta teoría con actitudes. Como llegar a casa, luego de una jornada extensa de trabajo, con juguetes o golosinas. Y si te preguntas realmente para qué lo hago; tal vez coincidas conmigo:  para expedir mis culpas.

Si has repetido alguna vez una frase o actitud similar, te invito a seguir leyendo, y con el compromiso de poner en práctica el siguiente tips, para crear un camino sólido hacia la educación positiva, constructiva y amorosa.

Primer tips: Elimina el NO de tu vocabulario.

Te voy a contar una anécdota de un papá como vos, que participaba de mi taller de Coaching para padres. Su hijo tenía 3 años en ese momento. Y en una reunión; uno de sus amigos le pregunta a su niño – ¿Cómo te llamas? Y el niño responde:  -Santino.

 Para el asombro de su padre, lo corrige con énfasis: Hijo tu nombre es SANTIAGO.

Pero el niño con una mirada de inocencia le responde: -pero vos y mamá siempre me llaman SANTI-NO!

En una investigación realizada en niños de entre tres y cuatro años, en Estados unidos, los científicos colocaron micrófonos detrás de sus orejas y grabaron lo que oyeron durante 24 horas. A partir de los datos obtenidos se concluyó que los niños durante los ochos años de edad, se le dice aproximadamente 100.000 NOES: ¡No te mojes! ¡No corras! ¡No grites! ¡No te ensucies! Los científicos descubrieron que, por cada elogio, recibían nueve reprimendas. Y que el nivel de intensidad negativa de reprimir es un 80% mayor al nivel de intensidad positiva de felicitar.

Desde la PNL (Programación Neuro Lingüística) los invitamos a reflexionar:

 ¿Qué sucede con el cerebro de nuestr@ hij@   ante tanta programación negativa?

 Pues va generando limitaciones con el fin de que pueda sentirse aceptado por sus padres y demás referentes. Y así el genio que hay en cada niñ@, se va apagando, perpetuando un adiestramiento premio-castigo, desde el miedo.  

Desde acá escucho tu pregunta: ¿Y cómo hago?

La consigna puede ser muy simple o muy difícil. Eso dependerá de tu compromiso para ser un papá o mamá más asertiv@ y eficiente cada día.

Imagina esa situación puntual, donde tu niñ@ está haciendo algo peligroso, algo indeseable, algo irritable; y tú le dices:

-no grites mas

-no corras y no cruces la calle

-no pegues

-no subas la escalera

Te invito a que reflexiones conmigo y que te respondas la siguiente pregunta: ¿Qué deseas que haga tu hij@?

-baja la voz

-dame la mano y camina a mi lado

-trata con respeto a tu amigo

-hasta acá es límite para jugar

Por supuesto que dependerá de la edad, del contexto y sobre todo de tu voluntad para cambiar. Hemos respondido de forma automática de esa manera por cientos de años, nosotros también hemos sido adiestrados por nuestros padres que también han sido adiestrados.

Celebra fuertemente sus logros frente a sus pares, brinda con el jugo o el agua a la hora de almorzar, pide un aplauso familiar porque colgó su campera, reparte abrazos y repite 10 veces lo orgullos@ que te sientes por ser su papá/mamá. Reprime positivamente y en privado, da razones simples y cortas del límite. Y repite hasta tres veces lo que desees que cambie. Luego solo muéstralo con acciones.

La realidad, es que los niños de ahora, son diferentes, son niños de la Era del Ser. Y es por ello que debemos estar entrenados y preparados para guiarlos y para ser coachs de nuestros propios hij@s.

Te dejo éstas preguntas para responder y reflexionar juntos, y cuando lo compartes se fortalece tu compromiso al cambio:

  • ¿Qué es un hij@?
  • ¿Qué consideras que es lo más hermoso de ser mamá o papá?
  • ¿Cuál es el reto de crianza que más te preocupa?
  • ¿Cuál es la receta de la felicidad?

Muy agradecida por tu tiempo, por compartir tu reflexión. Y recuerda que nuestra única obligación como padres no es dejarles una mejor educación, una casa o un trabajo. Nuestra única obligación como padres es SER FELICES. Papás y mamás felices, hijos felices.

 

 

Romina P. Gonzalez

Coach Ontológico

Coach en PNL

Lic. En Administración

Técnica en Psicología Social

A T y Operador psicoterapeuta en consumos problemáticos

Y mamá feliz !!!!

 



WhatsApp chat