Aprendamos a decir que no a ciertos obsequios

En cierta oportunidad estaba Sidharta Gautama meditando bajo la sombra de un árbol y se acercaron algunos muchachos para insultarlo fervorosamente. Los minutos pasaban y Sidharta se mantenía inmutable… más sin embargo estos jóvenes cada vez se molestaban más frente a la pasividad que revelaba el destinatario. Los hechos continuaban y los improperios no dejaban espacio para tomar, siquiera, una bocanada de aire. Ya los ojos de cada uno de ellos se comenzaron a desorbitar y las gargantas se enrojecían mostrando sus venas a punto de estallar, cuando de pronto Sidharta abre sus ojos y los mira con un cierto dejo de comprensión y pena… luego con vos dulce y apacible les dijo: “agradezco vuestros obsequios, pero no los acepto”, tras haber dicho tan elocuentes palabras volvió a cerrar sus ojos y se sumergió en un profundo silencio. Los muchachos se quedaron sorprendidos frente a la tremenda lección, demanera que no les quedó otra alternativa, que dar media vuelta y retirarse.

MORALEJA: Cuando alguien intenta obsequiarte algo y comprendes que su intención no es sana, simplemente no lo aceptes… el obsequio indefectiblemente quedará en poder de quien te lo quiso entregar. Nadie puede insultar y maldecir sintiendo paz en el corazón. Quien procede de esa manera ya vive en un infierno psicológico e intenta seducirte para que entres junto con él.

Transfórmate en un líder emocional y retoma el poder de decidir que es lo que quieres y deseas sentir. No delegues jamás, en otras personas, esa responsabilidad.

Libre adaptación de anécdotas vividas por Siddhartha Gautama, el Budha

Juan Carlos Lorenzo

Arquitecto, Psicólogo Social
Master Trainer en PNL & Coach Ontológico

www.pnlcbaconsultora.com   /   info@pnlcbaconsultora.com



WhatsApp chat