Hemos creado un medio de comunicación que nos induce a pensar de una determinada manera y forma…

Si yo le preguntara a cada uno de ustedes, si a lo largo de la vida han aprendido a manejar su idioma, seguramente muchos me dirían que sí. Y no solo eso, sino que además lo afirmarían con total convencimiento. Esto es lo que he venido recopilando como experiencia en las diversas capacitaciones y cursos que he ido desarrollando a lo largo de los años. Más sin embargo quiero que sepan que no es así. Es más, la situación es precisamente al revés, es decir que, el idioma nos maneja a nosotros. Quizás parezca un poco raro lo que estoy afirmando, pero permítanme desarrollar el concepto… Continuar leyendo “Hemos creado un medio de comunicación que nos induce a pensar de una determinada manera y forma…”

Las consecuencias de pensar mal

En la Universidad de Leicester, Reino Unido, se ha calculado la cantidad de energía que consume el proceso de pensamiento. En ese sentido se descubrió que el cerebro humano gasta alrededor del 20 % de la energía que consumimos para pensar.

No obstante, los valores señalados son en promedio, ya que el gasto energético durante las 24 horas, varía según el género, el estilo de vida y el peso corporal. Continuar leyendo “Las consecuencias de pensar mal”

Si las masas pensaran, dejarían de ser masas

El más singular de los fenómenos presentados por una masa, es el siguiente: cualesquiera que sean los individuos que la componen y por diversos o semejantes que puedan ser su género de vida, sus ocupaciones, su carácter o su inteligencia, el simple hecho de hallarse transformados en una multitud le dota de una especie de alma colectiva. Este alma les hace sentir, pensar y obrar de una manera por completo distinta de como sentiría, pensaría y obraría cada uno de ellos aisladamente. Continuar leyendo “Si las masas pensaran, dejarían de ser masas”

Aprendamos a decir que no a ciertos obsequios

En cierta oportunidad estaba Sidharta Gautama meditando bajo la sombra de un árbol y se acercaron algunos muchachos para insultarlo fervorosamente. Los minutos pasaban y Sidharta se mantenía inmutable… más sin embargo estos jóvenes cada vez se molestaban más frente a la pasividad que revelaba el destinatario. Los hechos continuaban y los improperios no dejaban espacio Continuar leyendo “Aprendamos a decir que no a ciertos obsequios”

¿Quién soy? o ¿Quién estoy siendo?

Era muy pequeño, apenas tenía ocho años y había un interrogante que comenzó a revolotear en mi cabeza, ¿Quién soy?, que me generaba una gran inquietudes. Hasta que un cierto día decidí trasladársela a mi padre, que por aquel entonces era estudiante de medicina. Recuerdo que al hacerle esa pregunta, ¿Quién soy?, me miró fijamente a los ojos y sorprendido me dijo:

– ¡Bueno! ¡qué interesante inquietud!…
Continuar leyendo “¿Quién soy? o ¿Quién estoy siendo?”

La valentía de dudar

Había una madre que siempre cocinaba el peceto y le cortaba las puntas cuando lo cocinada, un día la hija mirándola le preguntó porque cortaba las puntas si es la parte mas rica, entonces la madre le respondió: – ¿Pero hija no sabes?, al peceto se le cortan las puntas para que salga mejor, mi madre lo hacia así, mi abuela también, viene de generaciones, se hace así.

La hija no conforme con la explicación decide ir a la fuente, llama a la abuela y le cuenta que la madre siempre le corta las puntas al peceto porque dice que se hace así ya que queda mas rico, a lo que la abuela largó una carcajada y le dijo: – Pero querida, cuando yo llegue de Italia, la única fuente que tenia era bastante chica con lo cual el peceto solo me entraba en la fuente si le cortaba las puntas, ¿no me digas que tu madre le corta las puntas al peceto? Continuar leyendo “La valentía de dudar”