Inteligencia Emocional en las empresas

¿Por qué las empresas líderes del mercado comprendieron la necesidad de desarrollar la inteligencia emocional (IE) en sus empleados?
 
Los tiempos en los cuales las compañías seleccionaban a su personal exclusivamente por sus conocimientos técnicos o su experiencia laboral han culminado. Estos factores mencionados no brindan ninguna garantía de que los resultados sean los deseados. Personas con mucha experiencia técnica y con importantes avales académicos, pero con ningún conocimiento de sus emociones, pueden malograr trabajos de equipo y operaciones económicas, por no saber reconocer, administrar y controlar sus impulsos emocionales.
Es de destacar que las tendencias globales indican que las compañías líderes del mercado invierten mucho dinero en la formación de sus empleados en estas áreas, porque comprendieron que una de las más importantes claves de su éxito comercial radica en la capacidad que tienen sus trabajadores en saber reconocer y administrar no solo sus emociones, sino también la de sus clientes.
En las empresas líderes es casi inconcebible pensar que tengan en su staf a un asesor de ventas que carezca de habilidades sociales, como tampoco que un líder no cuente con las herramientas para saber motivar a sus dirigidos o que un negociador no sea capaz de controlar sus impulsos y emociones.
 
Las personas con alta IE son las más demandadas
 
Hasta hace una par de décadas atrás, los procesos de selección laboral y empresarial, como así también los ascensos, se daban en función de la experiencia y los logros académicos. Hoy todo eso pasó a un segundo plano. El proceso de selección del candidato esta enfocado a poner a la persona a hacer distintas actividades que demandan situaciones de estrés y mientras se va dando el procesos, con el consecuente desafío que demanda, el operador examina en el candidato los aspectos relacionados con la inteligencia emocional, esto significa prestar atención en como maneja su incomodidad, cómo se relaciona con su entorno, que emociones expresa y como las administra.
 
¿Nos educan en IE?
 
Por supuesto que no. Seguimos bajo los antiguos paradigmas, en donde el Coeficiente Intelectual es la vedette . Es así que un egresado de una carrera universitaria, luego de haber transitado por distintos claustros académicos, (pre-escolar, primaria, secundaria y universidad), alrededor de 20 años, jamás abordó el tema, y mucho menos, una capacitación en inteligencia emocional y social.
Este fenómeno trae aparejado graves inconvenientes, ya que muchos egresados con poco desarrollo en este tipo de habilidades, a la hora de querer insertarse en el campo laboral, se enfrenta a distintas escenas y circunstancias que terminan con grandes frustraciones que paulatinamente van esmerilando su autoestima y desencadenando una catarata de expresiones y una comunicación intra e interpersonal altamente tóxica.
¿Qué podemos hacer ante todo esto para tener más opciones?
 
Definitivamente, y hasta que el mismo Ministerio de Educación no se agiorne en su modelo educativo y de formación, no hay muchas opciones… la iniciativa la debe tener el propio sujeto. Esto significa, averiguar, interesarse, leer y capacitarse en todo aquello que signifique su propio desarrollo personal.
 
Juan Carlos Lorenzo
Arquitecto, Psic. Social, Master Trainer en PNL y Coach Ontológico Profesional